Dieta cetogénica ¿Qué es?

Te explicamos de forma sencilla y cercana qué es una dieta cetogénica y en qué mecanismos se basa para adelgazar, así como sus principales ventajas e inconvenientes. En pocas palabras, podría decirse que se trata de una dieta pensada para obligar al organismo a usar sus reservas de grasa, de manera que nos ayude a perder peso, que es su objetivo último. Hay que tener en cuenta que no se trata de un programa de alimentación para seguir a largo plazo, sino que debe plantearse para un tiempo limitado. Lo ideal es marcarse un espacio de tiempo determinado para realizarla, por ejemplo un mes. En ningún caso debe prolongarse más allá de seis meses, porque además de perder su eficacia puede entrañar riesgos para la salud.

¿Cuáles son las bases de la dieta cetogénica?

dieta cetogénica

Esta dieta se basa en la restricción de hidratos de carbono en la alimentación, con el fin de provocar lo que se denomina cetosis, un proceso que se da también en el ayuno. La cetosis o formación de cuerpos cetónicos se produce cuando el cuerpo, al no recibir aporte suficiente de carbohidratos, utiliza sus reservas de grasa para obtener la energía que necesita.

El término dieta cetogénica fue utilizado por primera vez en 1921 por el doctor Russell M. Wilder, un investigador pionero en los estudios sobre nutrición y enfermedades metabólicas. Para entender las bases de esta dieta debemos saber que los alimentos que tomamos contienen tres grandes grupos de macronutrientes: carbohidratos, grasas y proteínas. El mecanismo que usa la dieta cetogénica para adelgazar está en tomar una proporción de entre un 65 % y un 75 % de grasa, un 20 % de proteína y un máximo de un 15 % de carbohidratos. Las cantidades dependen de la complexión y el peso de cada persona, pero como máximo debe ser de entre 30 y 50 gramos diarios de hidratos de carbono.

¿Cuáles son los objetivos de esta dieta?

El objetivo fundamental de la dieta cetogénica es perder peso gracias a una reducción drástica de los hidratos de carbono que tomamos diariamente. Con esto se consigue provocar en el organismo el proceso que hemos descrito antes, denominado cetosis o formación de cuerpos cetónicos. De esta forma, el cuerpo busca alternativas para obtener la energía que habitualmente toma de los carbohidratos,y la logra transformando la grasa acumulada en cuerpos cetónicos. Estos se convierten en sustitutos de los glúcidos para aportar a los músculos y el cerebro la energía que necesitan para funcionar. Se consigue así entrenar a nuestro cuerpo para usar las grasas como una fuente de energía, con la consiguiente pérdida de grasa.
dieta cetogénica

¿Quién puede hacerla?

En general se recomienda para personas sanas y sin un historial previo de enfermedades metabólicas o diabetes. No deben hacer esta dieta quienes padezcan problemas hepáticos o de corazón. Hay que tener en cuenta que al tener un mayor aporte de grasas y proteínas, el hígado ha de trabajar más para procesarlas, y también el corazón tiene un esfuerzo extra. Por tanto, las personas que tengan algún problema previo relacionado no deben realizarla, ya que podrían desarrollar arritmias. Por lo demás, es preciso señalar que en este caso se aconseja encarecidamente hacer la dieta solo con supervisión médica, siempre que nuestro profesional de cabecera entienda que no entraña riesgos para nosotros.

Alimentos permitidos

Existe una lista de alimentos permitidos en la dieta citogénica, que son aquellos que nos aportan la proporción de macronutrientes ideal para conseguir la cetosis y en consecuencia la pérdida de peso. dieta cetogénicaAunque pueda resultar paradójico, ya hemos señalado que debe ingerirse un porcentaje en torno al 60% de grasas, que obtendremos de fuentes saludables, como los frutos secos, el aceite de coco, el aguacate, o el aceite de oliva virgen, que deberá tomarse crudo. En cuanto a las verduras, están permitidas las endivias, espinacas, col, lechuga y brócoli. También hortalizas como el ajo, la coliflor, el calabacín, el apio o el pepino pueden resultar apropiados.

Por otro lado, para obtener las proteínas necesarias se recomienda tomar huevos, queso, carnes ecológicas como el cordero, conejo, lomo de cerdo, aves de corral, y pescados como el salmón, los calamares, la caballa, el bacalao, el atún o las sardinas, que además contienen grasas omega 3. Ocasionalmente puede tomarse alguna fruta, pero en pequeñas proporciones, ya que contienen muchos azúcares.

Alimentos prohibidos

Para limitar el aporte de hidratos de carbono en la dieta cetogénica es fundamental evitar todos aquellos alimentos ricos en azúcares, como el pan blanco, especialmente si es de molde, la bollería, los dulces y la pasta. Comprueba en las etiquetas de los alimentos y calcula los carbohidratos que contienen. No se trata de excluirlos por completo de la dieta, pero ten en cuenta que la restricción de este macronutriente es esencial para hacer posible la cetosis, el proceso metabólico en el que se basa esta dieta. Una buena idea es sustituir el azúcar por productos naturales como la estevia.

Ventajas y desventajas de formar cuerpos cetónicos

La dieta citogénica, como ya se ha indicado, basa su efectividad en lograr que el organismo provoque la formación de cuerpos cetónicos. Su principal ventaja es que el cuerpo se acostumbra a tomar la energía necesaria de las grasas, disminuyendo así las que se acumulan y provocan el exceso de peso. No obstante, hay que valorar también los inconvenientes que lleva aparejados, como es el mal aliento o las molestias intestinales que pueden darse como consecuencia de la cetosis. Pueden surgir también mareos o dolores de cabeza, y es posible que aumente el colesterol, por lo que se aconseja encarecidamente la supervisión médica para seguir la dieta cetogénica.

Vídeo sobre la dieta cetogénica paso a paso

A continuación te dejo un vídeo sobre cómo realizarla dieta cetogénica paso a paso y unos consejos que te serán de utilidad. ¡Qué lo disfrutes!

Otras Dietas relacionadas: