Dieta de la zona ¿qué es?

Es un programa de alimentación creado por el doctor Barry Sears, un bioquímico norteamericano que ha respaldado su propuesta con argumentos científicos. No se trata de una simple dieta para hacer de forma esporádica, sino una forma más racional de organizar la alimentación. Así se consigue estilizar la silueta con un plan sostenido en el tiempo. Además, se trata de minimizar la inflamación asociada a diversas dolencias cada vez más comunes en las sociedades desarrolladas, como las enfermedades cardiovasculares.

La dieta de la zona consigue mantener estables los niveles de glucosa en la sangre, dando como resultado que la respuesta hormonal sea la óptima para la salud y para ayudar a perder peso.

Lo novedoso de la dieta de la zona es que plantea un equilibrio entre los distintos grupos de alimentos y nutrientes con el objetivo de mejorar la respuesta hormonal y activar el metabolismo. La idea consiste en lograr que en cada una de las cinco comidas del día se incluya un 40% de hidratos de carbono, un 30% de proteínas y un 30% de grasas. Estas últimas deben ser insaturadas, presentes por ejemplo en las nueces o el aceite de oliva virgen.

¿Por qué elegir la dieta de la zona?

La principal razón es que no solo ayuda a adelgazar sino que además apuesta por introducir en la dieta alimentos altamente saludables que ofrecen beneficios adicionales. De esta forma, uno de los dieta zonapilares de esta dieta es el protagonismo que da a sustancias que ayudan de forma natural a prevenir el estrés oxidativo y a combatir los radicales libres. Un ejemplo de ello es el Omega 3 y los polifenoles, dos de los principales aliados de una alimentación sana.

Estos componentes se encuentran en cereales, frutas, verduras y legumbres, aunque el proceso de cocción elimina parte de su contenido, por lo que se aconseja tomar habitualmente ensaladas y alimentos crudos. La mayor concentración de polifenoles está en frutas como las frambuesas, las grosellas, los arándanos o las uvas rojas.

Por otro lado, hay que destacar que la dieta de la zona está avalada por el resultado de algunas de las investigaciones más punteras en el ámbito de la salud y la alimentación. Es un completo programa diseñado por profesionales que no solo se centra en el objetivo de perder peso, sino que ayuda a prevenir el envejecimiento y a mantener altos niveles de salud. Por todo ello, es la elección más acertada para proponerse un plan nutricional que además de ayudar a adelgazar cubra todas las necesidades del organismo.

Los bloques

En la dieta de la zona se habla de bloques para que sea más sencillo el cálculo de las proporciones correctas de hidratos de carbono, proteínas y grasas, que como ya se ha indicado, deberán ser de 40-30-30. Hablar de bloques es una forma de familiarizarse con las cantidades que se deben tomar de cada grupo de alimentos. Se estima que cada bloque deberá incluir 9 gramos de hidratos de carbono, 7 gramos de proteína y 1,5 gramos de grasa.

Para entenderlo de forma sencilla, un ejemplo de un bloque para la merienda podría ser una pieza de fruta que aporta los hidratos de carbono, un par de lonchas de pavo que añade la proteína y tres o cuatro almendras para completar las grasas saludables.

¿Cómo calculo los bloques para el menú?

El número de bloques depende de las características de la persona, tales como el índieta zonadice de masa corporal o el porcentaje de grasa, además del tipo de actividad física que se realice habitualmente. Por lo general suelen ser unos 11 o 12 bloques para las mujeres y entre 14 y 15 para los hombres.

La distribución a lo largo del día deberá ser proporcional, calculando entre tres y cuatro bloques para las comidas principales y un bloque más para cada uno de los tentempiés de media mañana y media tarde. Con respecto a los hidratos de carbono, hay que tener en cuenta que la cantidad de alimento deberá ser menor si se toma arroz o pasta que si se opta por verduras y frutas.

Recomendaciones generales

    • Si se realiza de forma correcta, la dieta de la zona permite adelgazar y mantenerse sanos, pero es fundamental seguir algunas indicaciones básicas:
    • Tomar cinco comidas diarias, incluyendo almuerzo y merienda además de las tres comidas principales.
    • Es importante no saltarse ninguna comida, teniendo en cuenta que el desayuno es una de las principales, y debe tomarse como máximo una hora después de levantarse.
    • El tiempo entre una comida y la siguiente no debe superar las tres o cuatro horas.
    • Evitar las grasas saturadas, que suelen ser las de origen animal, aunque también algunas de origen vegetal como el aceite de palma, palmiste y coco. De igual forma, deben evitarse las grasas hidrogenadas. En su lugar, se recomienda optar por las insaturadas, que son las más saludables. Para cocinar y para aliñar las ensaladas es aconsejable usar aceite de oliva virgen.
    • Beber abundante agua, entre un litro y medio y dos litros diarios.
    • Hacer diariamente ejercicio moderado.
    • Dar un mayor protagonismo en la dieta a las verduras y alimentos ricos en polifenoles, antioxidantes y ácidos esenciales omega 3.

Ten presentes estas recomendaciones, que están relacionadas con el equilibrio nutricional y que ayudan a estimular el metabolismo. De esta forma, podrás perder peso y ganar en salud con la dieta de la zona.

Aquí te dejo un nuevo vídeo sobre la dieta.

Otras dietas de interés: